Prado – Tolima


El 16 de noviembre de 1999, a las 11:30 de la noche, las FARC “tomaron el pueblo” de Prado. A las cuatro de la mañana, ya se habían ido. Durante esas horas, las FARC violaron, robaron y mataron gente de tres otros pueblos en aquella área: Dolores, Villarrica y La Arada.

Joiro Gómez estaban en su casa en Prado cuando las FARC vinieron a “tomar el pueblo”. Joiro moraba con su mujer y tres hijos de dos, cinco y doce años. Temía por la seguranza de su mujer y sus hijos. Me contó que los combatientes de las FARC entraran en su casa y robaran todo lo que poseían. Afortunadamente, Joiro y su familia no fueran expuestos a violencia física. Sin embargo, Joiro se siente abandonado por el gobierno como nunca recibió la ayuda y compensación que le fueran prometidas. “Soy una víctima” dije.


Manuel González Palacios tenía 20 años cuando las FARC vinieron a “tomar el pueblo”. Manuel estaba estudiando en otra ciudad, pero en la noche del 16 de noviembre 1999, había vuelto a casa para visitar a su familia. “Llovió esa noche”, se acuerda. También se acuerda de que la electricidad se apagó, y se despertó con el sonido de disparos y bombas. “Escucha mamá” dije y despertó a su madre “no es nada” contestó ella. Manuel vivía en las montañas fuera del pueblo. Afortunadamente, las FARC nunca llegaran a su casa.

Ahora, Manuel trabaja en una piscina natural que ya existía en 1999 antes de que las FARC tomasen controlo del pueblo. En la noche del 16 de noviembre, una bomba fue arrojada a la piscina.

(En la segunda fotografía, se puede ver donde la bomba cayó. En la tercera fotografía, se puede ver a los rastros de la bomba que destruyó parte da la piedra. En la cuarta fotografía se puede ver a la reconstrucción, donde el suelo está más blanco que el resto.)

En estas fotografías, se puede ver a tres hombres que se consideran como líderes. Orlando, Miguel y Manuel luchan por el desarrollo y la mejora su comunidad. Hacen parte de un grupo político llamado #CONDEcisión. Ese grupo apoya a una lidere llamada Sandra Conde, para que se torne la primera mujer del pueblo en acceder a la alcaldía, en las elecciones de octubre 2019.

No están satisfechos con el actual alcalde, y cuentan historia de él beber demasiado y gastar dinero de forma corrupta.

Están conscientes de que ser activo políticamente en Colombia puede ser peligroso, pero eso no los para. “Es un riesgo” dicen.

Miguel Ángel Sünchez Penagoz es un oficial de policía retirado. En 1990, se fue a Medellín para luchar para la guerra contra las drogas y el cartel de Pablo Escobar. Por consiguiente, no estaba en Prado en la noche que las FARC “tomaran el pueblo”.

Durante el 16 y el 17 de noviembre, los objetivos de los asesinos eran los policías que habían sido enviados a Prado para proteger el pueblo. Las FARC tomaran prisioneros a siete policías. Al final de la noche, les forzaran a correr desnudos por la Plaza Santander, el parque central del pueblo. Allí, los combatientes dispararan contra los policías y los mataran.